ademto

 

Cuidandote para sentirte mejor

 

Cuidándote para sentirte mejor es un nuevo proyecto que nace con el objetivo de “mejorar la atención y apoyos prestados desde ADEMTO a personas cuidadoras familiares a través de la formación, información y apoyo social”. Desde ADEMTO consideramos que el autocuidado es fundamental para adaptarse a las nuevas situaciones y aportar lo mejor de cada persona para mantener y mejorar la propia salud física y emocional.

El proyecto inicia su andadura en marzo y cuenta con un programa formativo dividido en diferentes sesiones. El formato será online con una duración máxima de una hora cada sesión.

 

1. Taller de Relajación.

 

Os dejamos el audio con la sesión de relajación guiada que se realizó durante el taller del 25 de marzo. Es un entrenamiento en el que puedes aprender a relajar la musculatura de tu cuerpo mediante la repetición de órdenes mentales para alcanzar un estado de relajación profunda. Recuerda que es un entrenamiento, asique cuanto más lo practiques, más fácil será llegar a un estado de tranquilidad y armonía. Esperamos que os sirva y escuchadla tantas veces como sea necesaria.

 


 

2. Taller de Disfagia.

 

En este taller hemos hablado de la importancia de la deglución, hemos conocido las cuatro fases que forman el proceso deglutorio completo y la alteración en cualquiera de ellas, es decir lo que clínicamente conocemos como DESFAGIA.

Hemos hablado sobre como actuar ante un posible caso de DISFAGIA: posturas, maniobras, higiene oral y a identificar los síntomas. Por último se han nombrado diferentes alimentos de riesgo y pautas para el paciente y el cuidador.

 


 

3. Comunicación con la persona dependiente.

 

 

Una buena comunicación entre la persona cuidadora y la persona dependiente es fundamental para una mayor calidad de vida de ambas partes. Esta debe ser fluida y no forzada, la situación de dependencia ya es bastante estresante y agotadora, por eso dotar de herramientas es esencial.

Hay una serie de factores que impiden esa comunicación:

  1. Oposición de intereses.
  2. Sensación del paciente de no ser escuchado y tomado en serio.
  3. Alteraciones emocionales por ambas partes.
  4. Problemas de memoria.
  5. Trastornos de conducta.

Las herramientas que favorecen la comunicación con la persona dependiente son:

  1. Elegir el momento adecuado.
  2. Escuchar atenta y empáticamente.
  3. Buscar temas de conversación interesante en la persona dependiente.
  4. Utilizar un lenguaje sencillo.
  5. Utilizar un tono amable y sonriente.
  6. Respetar el tiempo.
  7. Sentarse al lado o enfrente.
  8. Mantener el contacto físico y visual.
  9. Abrazar, acariciar, sonreís.

Hay que recordar que la situación no ha sido elegida y que cualquier persona puede estar en el lugar de la persona dependiente, no olvidar nuestro rol, aunque ahora no sea el ejercido.